martes, noviembre 29, 2005

Vacaciones forzadas

No puedo hacer menos que expresar mi decepción con la situación actual de la Universidad. No es simplemente la imposibilidad total de acceder a esos espacios de discusión y construcción que, estando en el colegio y aún en los primeros semestres de la carrera, tanto idealicé. Es terriblemente doloroso ver cómo todo resulta fútil -y perdón si eso es un extranjerismo descarado-, ver cómo día tras día creció el 'no hacer' y cómo, ahora, habrá que seguir esperando a que el primer y más importante elemento en una discusión racional y razonable se de. ¿Es acaso esto una de esas cosas de las que aquél filósofo que no he estudiado aún decía que no se puede hablar?
Tendré que esperar hasta enero 16.

domingo, noviembre 20, 2005

des-titulado


Yo sólo se que así es muy difícil llegar a algún acuerdo.